BALLOTAGE

Los votos massistas que le son esquivos a Scioli

El sciolismo buscará "peronizarse" tratando de captar a figuras dentro del massismo como José Manuel De La Sota, Roberto Lavagna y Felipe Solá.
martes, 27 de octubre de 2015 · 10:07

NECOCHEA (Cuatro Vientos) - Con los números aún frescos, Daniel Scioli y Mauricio Macri, los dos candidatos más votados empezaron ayer lunes 26-10 a elaborar la estrategia para la segunda vuelta, un escenario para el que a partir de ahora tienen menos de cuatro semanas. Sin embargo, Scioli y Mauricio Macri encaran esta nueva etapa con una estrategia diferente.

En el entorno del oficialismo se percibió el impacto del resultado negativo de anteayer y emergieron con crudeza los reclamos para cambiar fuertemente el rumbo en la campaña, para lograr mayor vuelo propio. En Cambiemos la mirada es mucho más propositiva y apunta a establecer lazos con las fuerzas que quedaron fuera de la competencia, aunque todavía están puliendo cuál sería el esquema a proponer.

Aún conmocionado por los resultados de la elección, el sciolismo comenzó la dura tarea de reconvertirse para dejar atrás la imagen de anteayer. El triunfo por escaso margen, que se vivió como una derrota, obligó al candidato a presidente por el Frente para la Victoria a replantear la estrategia.

Las reuniones se multiplicaron toda la tarde. Scioli participó sólo en algunas. Una de las más importantes fue la que se realizó por la tarde en las oficinas de la Fundación DAR, el think tank que lidera José "Pepe" Scioli, en la calle San Martín. Ahí estaban todos.

En el plan para la última etapa que le presentaron al gobernador bonaerense, uno de los puntos destacados es acordar una agenda de trabajo con las cartas fuertes del Frente Renovador. La consolidación del voto dejó en claro que Scioli no logró sumar votos por fuera de la estructura oficialista. Por eso, desde el sciolismo intentarán tentar a tres hombres que, según creen, pueden volcar la pelea en favor de Scioli.

Se trata del ex ministro de Economía Roberto Lavagna; el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, y el ex mandatario bonaerense Felipe Solá. "Vamos a dar señales", deslizaron cerca del gobernador. Una empresa arriesgada por la que nadie se animó a firmar el éxito.

El primer análisis poselección es que Scioli fue perjudicado por el voto contra el kirchnerismo. El equilibrio que hizo hasta ahora para mantener al núcleo duro cercano a la jefa del Estado y al peronismo en el mismo escenario lo terminó perjudicando.

Según trascendió de las reuniones, peronizarse es considerada la única opción que le queda a Scioli si quiere dar vuelta la sensación de cambio que se instaló en la sociedad tras las elecciones del domingo.

De cualquier modo, esto no significará un corte definitivo con el cristinismo. "Si alguno espera que critique a la Presidenta, no lo conoce. Tampoco vamos a hablar mal de Aníbal Fernández. Culpables buscan los mediocres. Será más Scioli que nunca", admitieron fuentes del sciolismo.

Scioli también convocó a los votantes de Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá, a quien se refirió como "mi compañero". Pero puso especial énfasis en aquellos que eligieron a Sergio Massa. "Han planteado prioridades que también compartimos", dijo Scioli.

El eje del discurso a partir de ahora será el votante de clase media. Ayer, en la conferencia de prensa ensayó ese tono. Consolidado el voto kirchnerista, que ya no tendrá refugio en otro candidato más amigable, Scioli pondrá en agenda temas que hasta ahora nunca profundizó, como la inseguridad y el trabajo en blanco.

Otro cambio visible, que generó impacto interno y fuera del espacio, tiene que ver con el debate. A diferencia de lo que ocurrió antes de los comicios, Scioli confirmó que debatirá con el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri

Ver a Mauricio como el menos malo

Cuando todos le sugerían que fuera por un lado, Mauricio Macri escuchó al único disidente y siguió su receta: no se alió con Sergio Massa y fue con una fórmula "pura" en provincia de Buenos Aires. Así, no sólo le arrebató el distrito electoral más grande del país al FpV sino que, además, irá a un balotaje con posibilidades ciertas de vencer a Daniel Scioli.

El artífice de esto es Jaime Durán Barba, el operador político de Macri. Cuestionado por aquellos que querían una alianza con el líder del Frente Renovador, el "gurú político" le sugirió a Macri que esa ecuación generaría una victoria de Scioli en primera vuelta. Así lo manifestó en la única entrevista que dio previo a los comicios, en Tormenta de ideas, por MDZ Radio.

En aquella ocasión, Durán Barba, quien vivió en Mendoza durante los '70, cuando estudiaba en la Facultad de Filosofía y Letras y militaba en la Juventud Peronista, adelantó cuál sería la estrategia rumbo a un eventual balotaje. "Hay que hacer que aquellos que no votaron a Macri ni a Scioli vean en Mauricio al menos malo", contó.

"Un balotaje se gana desde mucho antes, con actitudes que hacen que aquellos que no votan ni por Macri ni por Scioli vean a Macri como el menos malo. La estrategia se dirige a los electores, no a los dirigentes. Si Massa ayuda, bien, si no, no importa. Los electores son cada vez más rebeldes, hacen lo que se les da la gana, diga lo que diga el jefe", manifestó. 

El massismo define el jueves

A pesar de salir tercero en la elección y muy lejos del balotaje, >Sergio Massa habló a la ciudadanía con euforia y aires de ganador. El líder del Frente Renovador sabe que su rol en la segunda vuelta será clave para inclinar la balanza para Daniel Scioli o Mauricio Macri.

Si bien aprendió de sus errores y reconoce que no es dueño de los votos, tanto él como su principal aliado, José Manuel De La Sota, apuestan a una derrota del FPV para que las fichas del peronismo se reordenen. Y se transformen en referentes del espacio.

La estrategia que se baraja por estas horas en UNA y que operadores de Cambiemos reconocieron a Perfil.com son variadas. Por un lado, negociar lugares centrales en un posible gabinete de Macri. Es que el líder del PRO aún tiene margen de maniobra, ya que fueron pocos los espacios que llenó, como el ministerio de Justicia (Ernesto Sanz) o el de Educación (Esteban Bullrich). Pero la mayoría de los cargos son un misterio. Massa sabe que puede obtener rédito de la imperiosa necesidad de votos. 

Por el otro De La Sota advirtió que de ninguna manera jugará para el oficialismo y apuesta a ser parte de la reconstrucción del peronismo que quedará visiblmente golpeado si Scioli pierde el balotaje. Algo que, a todas luces, el cordobés desea que suceda.

Así lo dejó en claro esta mañana el ministro de Comunicación y vocero del gobernador, Jorge Lawson: "De la Sota en todos sus discursos y en toda la campaña dijo que está muy lejos del Frente para la Victoria (...) ha sido coherente, en todo este tiempo ha sido crítico del modelo kirchnerista ¿qué va a cambiar ahora?", agregó Lawson.

Documento. Desde muy temprano Massa comenzó a delinear con sus aliados un "documento programático" para comunicar el jueves en La Falda, Córdoba. El objetivo será presentar algunos planes de gobierno para encarar con Cambiemos y demostrar fuerza a la hora de avanzar en cuestiones concretas y políticas de Estado.

"Ahora vamos por el peronismo", filtró una fuente massista. Por su parte, desde el entorno de De La Sota aseguran que "buscó todo el tiempo este mes, no quiere saber nada con los K". Lo que nadie pudo afirmar por estas horas es si los votantes de UNA son más opositores que peronistas. En ese dilema está en juego la próxima presidencia.
 

 

® Copyright 2015 Cuatro Vientos
 
Encontranos en Facebook: facebook.com/diario4v
Seguinos en Twitter: @diario4v
Contactanos: info@diario4v.com
               

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias