Macri mide con encuestas a su esposa Juliana Awada

Mauricio Macri quiere saber qué tan bien mide en las encuestas su esposa, Juliana Awada. Además se ordenaron mediciones para Elisa Carrión, Cristina Kirchner y la vicepresidente Gabriela Michetti
martes, 02 de agosto de 2016 · 10:16
El oficialismo lanzó en los últimos días una amplia encuesta telefónica para medir conocimiento e imagen de las principales mujeres del PRO, entre las que incluyó a la primera dama, Juliana Awada. Si bien fuentes oficiales aseguraron a este diario que la medición no apunta a una eventual candidatura de la empresaria textil, en paralelo la Casa Rosada evalúa levantar más el perfil de la primera dama, mientras también analizan las imágenes de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; la diputada Elisa Carrió; la vicepresidenta Gabriela Michetti; la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner; y el propio presidente Mauricio Macri.

El sondeo, realizado a través del sistema CATI (en inglés, Computer Assisted Telephone Interview, plataforma que permite la realización de encuestas telefónicas asistidas por computadora), incluye dos preguntas sobre Awada. La primera apunta a que el encuestado responda cuál debe ser, a su juicio, el rol de una primera dama en un gobierno. Entre las opciones de respuesta sobre a qué debería dedicarse Awada, aparecen: desnutrición infantil, violencia de género, obesidad infantil, moda y diseño, huertas y jardinería, y política social.

En la misma línea, la segunda pregunta consulta si el entrevistado está más de acuerdo con la afirmación "la primera dama tiene que participar en política" o con la frase "la primera dama tiene que quedarse en su casa cuidando a sus hijos".

Además, los encuestados son invitados a dar su opinión sobre cada una de las mencionadas y el Presidente, para lo que pueden elegir entre las opciones "muy buena", "buena", "mala" o "muy mala". Es decir, a favor o en contra, sin los grises que permitiría reflejar la opción "regular".

Fuentes oficiales consultadas por El Cronista aseguraron que la medición no apunta a una candidatura electoral de la primera dama, sino a medir su imagen y posicionamiento en la opinión pública para saber cómo la perciben los ciudadanos. "Es una encuesta para consumo interno", definieron. De todas formas, en paralelo, la Casa Rosada analiza elevar la participación pública de Awada creándole perfiles en las redes sociales Facebook y Snapchat; mientras ella se muestra en actividades oficiales acompañada de algunas de las otras encuestadas, como la ministra Stanley. Junto a ella organizó el viernes en la Quinta de Olivos una merienda para chicos de los comedores Manos de la Cava, Arco Iris y del espacio de primera infancia Pastorcito.

La ministra de Desarrollo Social es otra de las figuras femeninas del oficialismo que está levantando su perfil, concentrada en el Conurbano bonaerense. Stanley participó en las últimas semanas del timbreo organizado por el PRO en todo el país. Le tocó visitar Ramos Mejía junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña. Además, también se hizo presente en las actividades enmarcadas en el programa provincial "El Estado en tu barrio", que lanzó la gobernadora Vidal y que le viene permitiendo a la ministra de Desarrollo Social mostrarse y hacerse conocer en distintos distritos del Conurbano. Su última participación en una de estas recorridas tuvo lugar el jueves, cuando estuvo en San Fernando junto a la vicepresidenta Michetti y el intendente local, Luis Andreotti.

Cristina

Mientras tanto, una encuesta de la consultora Ricardo Rouvier le otorga a la ex presidenta Cristina Fernández una intención de voto de 32,7 por ciento si se presentara como candidata a senadora en la provincia. El sondeo, que la posiciona bien de cara a los comicios se choca con los dichos del Cristina el domingo, cuando dijo que no aspira a sumarse al Congreso.

Cristina Fernández de Kirchner se ha concentrado definitivamente en su defensa frente a las complicaciones en ascenso que perfilan algunas causas por corrupción. Dos cuestiones han sido notadas dentro del kirchnerismo duro: la primera es que, si se quiere con realismo, la ex presidenta sólo busca mantener firme a su círculo más próximo, sin pretensiones de conducción más amplia; y la segunda es que su discurso, más allá de las cargas sobre el Gobierno, se limita de manera creciente al intento de presentarse como víctima de una persecución.

La inquietan sobre todo Lázaro Báez, los casos Hotesur y Los Sauces, y la posibilidad de que se reabra la investigación por la denuncia que hizo Alberto Nisman pocos días antes de ser encontrado muerto. A diferencia de la mayoría de los referentes peronistas, un horizonte de más largo plazo político y de mejores perspectivas económicas resulta un problema, porque afirmaría al oficialismo y le daría aire al proceso de reordenamiento del peronismo, cada vez más lejos de su control personal.

Esperando las fiestas

La gran apuesta de Mauricio Macri fue el segundo semestre y si bien esa meta hoy quedó trunca, sin dudas las fiestas serán un gran termómetro para un 2017 altamente competitivo.

Management & Fit reveló que tanto Aníbal Fernández y Cristina Kirchner, por un lado, y Mauricio Macri y Elisa Carrió, por el otro, comparten una misma pasión: el odio de los argentinos.

Dicha encuesta sobre 2.000 casos asegura que entre quienes aprueban la gestión del Gobierno, el peor visto es Aníbal Fernández, con una mala imagen récord: 83,5%.

Lo siguen Cristina (77%) y De Vido (72,1%).

Pero también es importante analizar que entre quienes desaprueban la gestión de Cambiemos, Macri aparece con 68,6% de imagen negativa, junto a Carrió, con 51,2%.

Carlos Fara, reconocido consultor, presidente de Fara & Asociados, advierte que también tiene dos indicadores: "El de la imagen personal de Macri está por encima de la aprobación de gestión. Ha tenido alguna baja el presidente, pero está bien, entre los dos funcionarios de mejor imagen nacional, con 55 por ciento. En su aprobación de gestión está mitad y mitad. Hay dificultades pero las sostienen las expectativas con el futuro".

Y frente a la reacción de la sociedad por los casos de corrupción K, jugando un papel importante para la Casa Rosada y su imagen, afirma de manera tajante que esto tiene fecha de vencimiento y será "a fin de año".

"Eso será un parteaguas para que la gente evalúe. No tanto por los resultados que se puedan alcanzar, sino por las expectativas", agregó.
1
2

Comentarios

Otras Noticias