MERCADOS MUNDIALES

Macri en China: Reunión con Vladimir Putin en la cumbre del G20

EL presidente Mauricio Macri arribó en la noche del jueves a China. Está prevista una reunión con Vladimnir Putin y se gestiona un encuentro con la primera ministro británica, Theresa May.
viernes, 02 de septiembre de 2016 · 11:34
El Presidente de la Nación, Mauricio Macri, llegó anoche pasadas las 23 (hora de Argentina) a la República Popular China para estrechar relaciones con otros jefes de Estado del mundo, en el marco de su participación en la cumbre del G20. Aterrizó en el aeropuerto de Hangzhou acompañado de su esposa Juliana Awada, luego de pasar por Qatar y entrevistarse con el emir de ese país, Tamim bin Hamad Al Thani.

Según está previsto, el mandatario argentino tendrá el sábado a las 9 -a las 23 de hoy, hora argentina- un encuentro bilateral con su par chino, Xi Jinping, en la Casa de los Huéspedes del Estado del Lago Oestei; mientras que se reunirá por la noche con el presidente ruso, Vladimir Putin –9.30 del sábado, hora local-. La agenda del día incluirá a la primera dama yendo sola al Museo de la Seda.

La ronda de encuentros diplomáticos se extenderá hasta el lunes, que incluirá conversaciones con los primeros ministros de la India, Narendra Modi; de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn; con la canciller alemana Angela Merkel, y con el presidente australiano, Malcolm Turnbull, según informó la agencia Télam. Además, existe la posibilidad de una entrevista con la primera ministra británica, Theresa May, aunque la cita no está confirmada oficialmente.

Mañana por la tarde -madrugada del sábado en Argentina-, Macri arrancará con su participación en la cumbre del G20, el organismo que nuclea a las principales economías del mundo. Durante las jornadas, que se extenderán hasta el lunes, se realizará el anuncio oficial de que el país ejercerá la Presidencia del G20 en 2018. La cita se desarrollará en la ciudad de Hangzhou, situada a una hora de la populosa y moderna Shanghai.

El presidente Macri tiene previsto reunirse con empresarios que asistirán a la cumbre en representación de compañías líderes, como parte del plan para atraer inversiones extranjeras al país. A lo largo del sábado "chino", habrá conversaciones frente a ejecutivos en el hotel Wyndham, y luego encuentros mano a mano con los presidentes de China National Nuclear Corporation, Power China, Sany y Alibaba Group. A las 11 -medianoche del viernes, hora local-, el jefe de Estado dialogará con el CEO de Gezhouba, una de las firmas encargadas de la construcción de las represas patagónicas "Néstor Kirchner" y "Jorge Cepernic". 

La comitiva diplomática del Presidente está integrada por la canciller Susana Malcorra; el secretario de Asuntos Estratégicos de la jefatura de Gabinete, Fulvio Pompeo; el vicecanciller Carlos Foradori; el embajador argentino en China, Diego Guelar; entre otros funcionarios.

Otra vidriera china

Hace medio siglo, Hangzhou -la capital de la provincia sureña de Zhejiang- solía ser el retiro elegido por el líder chino para agasajar a sus invitados de aquella era. Grupos insurgentes del tercer mundo que se inspiraban en las tesis marxistas de Mao Zedong y pretendían subvertir el orden capitalista.

Pero como afirmó recientemente el propio secretario del Partido Comunista Chino (PCC) en esa ciudad, Zhao Yide, "Hangzhou es donde convergen la historia y la realidad".

Por ello, el nuevo dirigente de la nación asiática, Xi Jinping, se convertirá los próximos días 4 y 5 en anfitrión del liderazgo mundial -muchos de ellos jefes de Estado de países que antaño eran un referente local de lo que se denostaba como "imperialismo"- bajo el amparo de un espectacular despliegue logístico y obras de infraestructura multimillonarias que recuerdan al ejercicio de autopromoción que constituyó la Olimpiada de 2008 en Pekín, que certificó el retorno de la nación asiática a reducido grupo de super potencias mundiales.

La convocatoria del G20 se produce tras la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura -un organismo apadrinado por Pekín que pretende rivalizar con el Banco Mundial- y cuando la segunda economía mundial reclama un papel más significativo en instituciones de gobierno global como el Fondo Monetario Internacional. 

"Es una gran oportunidad para que China ejerza su poder en la economía global", opinó Chen Fengying, del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China.

Para Pekín, el G20 constituye la réplica al último G7 que se celebró en Japón en mayo y donde además de no estar presente tuvo que asistir a una declaración final en la que se criticaba de forma tácita su política en el disputado Mar del Sur de China. En aquellas fechas la prensa estatal se apresuró a criticar el evento, decir que había sido "secuestrado" por Tokio para promover sus propios intereses e incidir en el supuesto declive de su representación política a nivel mundial basándose en la importancia de las economías que comprende cada agrupación. Si el G20 representa el 85 por ciento del PIB mundial, el G7 sólo constituye un 47 por ciento.

"El G20 ya no es más una extensión del G7, sino que se convertirá en el verdadero centro de gobierno de la economía global", escribía el profesor Liu Zongyi, del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghai.

Aunque las autoridades chinas no han informado sobre el presupuesto destinado a este evento, basta recordar el monto que dedicaron a las Olimpiadas -que costaron 42.000 millones de dólares frente a los 15.000 de Londres o los 6.200 de Río- para comprender que el gasto no constituye un referente básico para Pekín en este tipo de citas.

El citado responsable local del PCC, Zhao Yide, anunció en mayo que la reunión internacional era una prioridad absoluta y fuentes locales citadas por el periódico South China Morning Post reconocieron que acapararía la mayor parte del presupuesto fiscal previsto para el presenta año, establecido en los 120.000 millones de yuanes.

Un esfuerzo financiero espectacular que se ha traducido en una completa remoción de la villa, que acogerá a los invitados en un ingente centro de convenciones de 850.000 metros cuadrados y que ha dispuesto 1 millón de voluntarios -unas 20 veces más de los que se contabilizaron en Río de Janeiro- para asistir a los visitantes.

Para asegurar que hasta los cielos lucen radiantes -una práctica común cuando el PCC decide apadrinar una convocatoria similar-, Pekín ha ordenado la clausura temporal de cientos de fábricas en 5 provincias, incluidas 255 en la cercana urbe de Shanghai, la capital financiera del país.

El poder central ha dispuesto asimismo que los 9 millones de habitantes de la ciudad reciban precios especiales en paquetes turísticos a partir del 1 de septiembre y hasta el día 7 para instarles a dejar la población.

La emisora Radio Free Asia aseguró que entre los residentes que han sido enviados de "vacaciones" de manera obligatoria figuran los más conocidos activistas pro derechos humanos de la urbe.

"Los han detenido uno por uno. No sabemos donde están. Se los han llevado de vacaciones", manifestó Zou Wei, uno de estos militantes al citado medio informativo.

El diario Global Times explicaba recientemente que las medidas de seguridad en torno a la convocatoria se han extremado y las fuerzas de seguridad se han visto reforzadas por "patrullas de ciudadanos voluntarios", al tiempo que se incrementaban los controles de cualquier viajero que pasara por la ciudad o de los paquetes enviados por correo. 

"Se ha establecido hasta un almacén especial de alimentos para los invitados y el personal del encuentro" con 900 toneladas de comida, informaba el matutino.

En destinos turísticos tan conocidos como el Lago del Oeste, la presencia policial se contaba por metros -1 ó 2 agentes por cada 5 ó 10 metros-, y para evitar sobresaltos o simplemente los atascos, la policía ha prohibido el tránsito de camiones y tractores por la ciudad, restringiendo de forma significativa el periplo de los vehículos privados.

A cambio, la municipalidad se vanagloriaba de la entrada en funcionamiento de 10.000 autobuses ecológicos "para confirmar nuestra determinación de proteger el medio ambiente", señalaron en un comunicado.

Comentarios

Otras Noticias