MAL MOMENTO PARA EL CRACK

Messi y su padre condenados por fraude fiscal en España

El juez se negó a absolver al astro argentino y a su padre por defraudar al fisco español en 4,1 millones de euros entre 2007 y 2009. Ahora evitarán ir a la cárcel por no contar con antecedentes y por tener una condena menor a 2 años.
miércoles, 06 de julio de 2016 · 10:00
Mal momento de Lionel Messi y familia. Tras perder la Copa América USA 2016 por penales ante Chile y sumar la tercera caída en un final, lo que derivó en su renuncia a la Selección Argentina, este miércoles (6/7) la Audiencia Provincial de Barcelona lo condenó a 21 meses de cárcel por fraude fiscal junto con su padre Jorge. Ambos estaban acusados de defraudar por 4,1 millones de euros a Hacienda a través de una estructura de empresas en paraísos fiscales en los ejercicios 2007, 2008 y 2009.

Ese entramado permitió al jugador omitir sus ingresos por explotación de los derechos de imagen (10,1 millones entre 2007 y 2009) y evitar el pago de impuestos en España. La sentencia ha sido notificada este miércoles a las partes y puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo. Pero no irán a prisión ya que la pena es menor a los dos años.

La Abogacía del Estado pedía 22 meses y 15 días de cárcel para ambos; la Fiscalía, un año y medio solo para el padre, a quien acusa de tener un papel clave en la creación de esas sociedades.

El ministerio público solicitó durante la vista la absolución del jugador, al considerar que su intervención fue "puramente formal” y se limitaba a seguir las indicaciones de su padre, para quien la acusación pública, en cambio, reclamó 18 meses de cárcel. 

Para la acusación pública, no resultaba acreditado que Messi "participase en la toma de decisiones sobre la manera de canalizar los ingresos obtenidos mediante la explotación de sus derechos de imagen, ni opinase o fuese informado”. Tampoco conocía, según la fiscalía, que "existían o se utilizaban estructuras societarias exteriores específicamente articuladas para canalizar dichos ingresos de manera opaca”.

Los Messi fueron juzgados en junio por fraude fiscal a la Hacienda española. Messi declaró ante el juez de la la Audiencia Nacional el 02/06. El Ministerio Público solicitó su absolución pero el juez no la concedió.
El ministerio público sostuvo en el juicio que el mecanismo de defraudación consistió en "simular" la cesión de los derechos de imagen del jugador "a sociedades puramente nominales radicadas en paraísos fiscales", como Belice o Uruguay, y "complementariamente", formalizar contratos entre esas mismas empresas u otras domiciliadas también en el extranjero, como el Reino Unido o Suiza. El objetivo era que los ingresos no pasaran nunca por España y, por lo tanto, se eludía el pago de los correspondientes impuestos. Para ello, las empresas interesadas en la explotación comercial de la imagen de Leo Messi debían contratar sus servicios a través de sociedades radicadas en el extranjero.

Los Messi fueron juzgados en junio por fraude fiscal. En aquela oportunidad, Leo declaró ante el juez de la la Audiencia Nacional el pasado 2 de junio y el futbolsita del FC barcelona afirmò que "nunca miro los contratos, no se lo que firman, se encarga mi papá".

La Fiscalía de Barcelona se querelló inicialmente contra Messi y su padre, pero, tras la declaración del futbolista y de su progenitor, se decantó por exculpar al jugador. Y es que el padre del internacional argentino asumió en el juzgado de Gavà que investigó en caso toda la responsabilidad en la gestión tributaria de su hijo, mientras que la estrella del Barça aseguró que todos sus negocios y asuntos económicos los controlaba su padre y él se dedicaba a jugar al fútbol. "Confio en mi papá, no sé lo que firmo”, declaró el delantero.

Durante la última sesión del juicio, el pasado 2 de junio, sorprendió la dureza del abogado del Estado, Mario Maza, que, a pesar de sostener de que no quería comparar al futbolista con un mafioso, aseguró: "Es lo mismo que el capo de una estructura criminal. Encima está el jefe, el mandamás, que no se entera de los avatares. Leo Messi no se ocupaba de reunirse con los abogados, sino de jugar al fútbol y rendir en los partidos (...) A Leo Messi solo le interesa el resultado final y eso era la no tributación de los derechos de imagen”.

El abogado de Messi, Enrique Bacigalupo, defendió que su cliente no estaba al corriente de los negocios entorno a él y que de ello se ocupaba su padre, solicitando la absolución del jugador.

Comentarios

Otras Noticias