LADRONES APALEADOS

Oportunismo K: Hablando mal y tarde sobre los linchamientos

El kirchnerismo local hizo gala de su propio oportunismo y salió a condenar los condenables 'linchamientos' en el país. Nada dijeron, probablemente ni se enteraron, de que los linchamientos sucedían en Necochea antes que los medios hablaran de ellos.
domingo, 6 de abril de 2014 · 18:26
NECOCHEA (Cuatro Vientos) - A través de diferentes medios locales se conoció un comunicado titulado "En Rosario murió un posible delincuente, y nacieron 50 asesinos”.

Las organizaciones firmantes del comunicado responden al espectro kirchnerista local. A saber:  Movimiento Evita – JP Evita Necochea/Quequén; Unidos y Organizados Necochea; La FEDE – Nuevo Encuentro Necochea; Carta Abierta Necochea y Movimiento Mayo Necochea, en conjunto con el Sindicato Unido de Trabajadores y Educadores de la Pcia. De Bs As (SUTEBA Necochea) 

El comunicado se refiere a los linchamientos sin mencionar los casos necochenses y refiriéndoseen relación al caso del asesinato de un joven ladrón en Rosario, señala a los medios de comunicación (cuándo no) por instalar el "caos" y someter el tema a una "reducción vergonzante" acerca del bien o el mal de la golpiza masiva.

La declaración versa como sigue:

"Desde este colectivo de organizaciones políticas y sindicales queremos expresar el repudio y rechazo absoluto que constituyen los linchamientos, que se generaron a partir de la muerte de un joven en la ciudad de Rosario, Santa Fe. El linchamiento es un homicidio y quienes participan de ellos, en masa, se constituyen en asesinos. Nada puede justificar quitar la vida a un ser humano, ni un acto de delincuencia, ni un acto de "justicia por mano propia.

Desde los medios de comunicación asistimos a una suerte de espectáculo de la muerte donde minuto a minuto se repiten estas brutales y salvajes escenas que nos transportan a un estado de naturaleza primitivo que solo engendra más violencia y un efecto dominó que solo instala el caos. Es una reducción vergonzante de si ¿Está bien o mal linchar?

Existen en nuestro país un Estado de derecho e instituciones que deben velar por la seguridad de los ciudadanos como la Policía y la Justicia, esta última con una gran cuota de responsabilidad y por ello en el año 2013, se propuso al Congreso Nacional su reforma, proyecto rechazado por gran parte de los bloques opositores.  Son parte de esos bloques los que hoy rechazan el Anteproyecto de Código Penal (sin haberlo leído y estudiado) elaborado por fuerzas políticas del FPV, el PRO, el FAP y la UCR, desnudando un doble discurso, crítica a la justicia y pedido de mano dura y por otro anulación de los debates de reformas a la justicia y el código penal.

"Ante este panorama  reafirmamos nuestra convicción de que la seguridad prospera en espacios de reflexión comunitaria, en la creación de foros de seguridad, en salas de salud, asociaciones vecinales,  en el control ciudadano de las propias fuerzas de seguridad, en la puesta en marcha de programas sociales que incentiven la educación y el empleo, como los programas Jóvenes, Envión y Progresar y en otro recientemente anunciado por nuestra Presidenta y ninguneado por los medios como lo es el Recuperar Inclusión, programa destinado a la implementación de 60 Casas Educativas Terapéuticas (CET) en todo el país y  150 Centros Preventivos Locales de las Adicciones (CePLA), en el marco de un programa de inclusión social de personas que atraviesan situaciones problemáticas con las drogas.

"Como ciudadanos argentinos debemos reivindicar la nobleza de las personas que defiendan la vida, como derecho fundamental de los seres humanos y entender la situación de vulnerabilidad de los derechos de un ciudadano, ante la violencia grupal.

"Acompañamos las palabras de la Iglesia Católica a través de la Comisión Episcopal de Pastoral Social que expresó que "En un Estado de derecho el camino a transitar es el acudir a las instituciones que corresponde. Si es 'por mano propia' no es justicia, debemos ser claros".

"Hemos defendido y sostenido el Estado de derecho, incluso ante los delitos más macabros como lo fueron las desapariciones, las torturas y las violaciones cometidas por la última dictadura cívico militar, sin nunca, fomentar la justicia por mano propia.

LA VIOLENCIA ENGENDRA VIOLENCIA, NO CUENTEN CON NOSOTROS PARA CELEBRAR LA MUERTE”.

Interesante la observación de las agrupaciones kirchneristas en Necochea, teniendo en cuenta que lleva la misma carga de oportunismo que endilgan a los opositores al "modelo" cuando se refieren al tema de la inseguridad. Podrán decir, como quien no quiere la cosa (y lo dirán), que su reacción es la respuesta obligatoria a una agenda impuesta desde los medios. En vistas de lo que sucede, el comunicado no responde al evidente mensaje de la población, sino a lo que los medios reflejan sobre la situación, tal es su miopía que considera a la gente como una masa que no piensa y se hace todo lo que los medios le dicen.

Parece que la justicia por mano propia solo se volvió grave para los kirchneristas cuando las papas empezaron a quemar y el asunto repercurtió en los medios. Obviamente, fieles al relato K, no dudan en señalar a "los medios" (simplificando la definición como si todos formaran parte de una corporación única) como los responsables de una situación que solo se la refleja cuando sucede y no antes.

Lo más triste de la declaración es que en su señalamiento oportuno, aseguran que los "linchamientos" comenzaron a pasar desde la trágica muerte de un joven ladrón rosarino, cuando delante de sus narices, casi una semana antes, había sucedido un hecho similar en Necochea, que afortunadamente no terminó en un funeral. Claro, en esa oportunidad todavía no había palabras de la presidente sobre el tema, entonces la verticalidad K impedía que la militancia se expresara sobre ese tópico si la "jefa" no había dicho nada aún. Lamentable.

Ninguna de estas palabras del comunicado, llenas de moralina ellas, se escucharon de parte de los referentes k locales cuando en 81 y 4 el pasado 18 de marzo (8 días antes de la muerte del joven ladrón rosarino) un grupo de vecinos y comerciantes apaleó a un joven paraguayo de 24 años por arrebatar una cartera y lo mandó derecho al hospital.

A pesar de que fue reflejado en algunos medios locales, en esos días no existía la supuesta agenda mediática sobre los linchamientos, sin embargo, la gente demostró su hartazgo de una manera, que si bien es ampliamente condenable y repudiable, no por eso deja de representar un mensaje de un sector de la sociedad que está abiertamente cansada de la situación de inseguridad que percibe desde hace años, mal que le pese a Mercedes Morán. El linchamiento no tuvo tanto que ver con los medios llamando a linchar ladrones ni con una manipulación mediática, sino más bien con la clara percepción de que el Estado está fallando en su combate contra la delincuencia, sea el Estado la policía, la justicia, los dirigentes políticos k o anti k o montoto. 

Si la solución de este complicado problema llegará de la mano de la inclusión o la represión, es algo que aún no logra definirse, aunque en esa dicotomía, tanto las víctimas supuestamente "incluídas" como victimarios "excluídos" (y viceversa en su condición) quedan en manos de una clase política más interesada en sus luchas intestinas que en los destinos de la población. Una muestra de ello es el comunicado de las agrupaciones K, que se "comunican" sólo cuando el tema es apremiante, emparchando la situación y confrontando sin analizar cabalmente el mensaje.

Y es que los mismos sectores K que hoy salen a condenar los linchamientos de manera oportuna, llevan largos años negando la situación de inseguridad creciente, limitados por su propia obsecuencia vertical con el gobierno nacional. Pasó con la inflación, pasa con la corrupción y probablemente siga pasando con la inseguridad. 

A pesar de presentarse horizontales, practicamente ninguna agrupación kirchnerista local se ha atrevido a levantar su voz de manera crítica sobre alguna medida que haya tomado el gobierno nacional, ni en materia de seguridad ni en ninguna otra. Sin importar nada, la obsecuencia está a la orden del día en las filas kirchneristas locales.

Y con esa obsecuencia repiten el relato de que los medios son culpables de las reacciones frente a la inseguridad, que aquel vecino harto de ir a trabajar y sufrir un robo en realidad es un burgués fascista lleno de odio, que cualquiera que intente poner paños fríos es un tibio funcional a los grandes intereses y un aburrido, largo y tedioso etcétera. Con esa obsecuencia, fallan.

Entretanto, mientras los vecinos apaleaban a un ladrón en el centro, el massismo local presentaba un plan para declarar la emergencia de seguridad en la ciudad y los "momistas" recordaban el tercer aniversario de la muerte de  Gastón Quarracino, referente muy querido en Necochea por su impulso a las políticas inclusivas. El kirchnerismo, a todo esto, aferrado a un discurso que hasta ahora no les ha concedido la "sintonía fina" que prometieron y nunca otorgaron, siguió buscando culpables, sospechando de conspiraciones en su contra y señalando al enemigo invisible que todo buen populismo necesita para adoctrinar a la masa.

En la declaración se huele el tufillo del "no lo hicimos porque no nos dejaron" que podrá servir de excusa si  finalmente colapsa por su propia soberbia y cinismo el modelo "nac & pop", tan desgastado y falto de aplicación real de las políticas que promulga. Ese tufillo, que se viene sintiendo desde la masiva migración de dirigentes K al massismo luego de las elecciones legislativas de octubre de 2013, es el mismo que muestra a un kirchnerismo local en la necesidad de contrarrestar con falacias una agenda mediática de "inseguridad" que ha negado sistemáticamente a lo largo de la última década. 
 
(*) Editorial de Juan Aleman para Cuatro Vientos

 

® Copyright 2014 Cuatro Vientos
Encontranos en Facebook: facebook.com/diario4v
Seguinos en Twitter: @diario4v
Contactanos: info@diario4v.com

Comentarios

Otras Noticias