QUEJAS

¿Qué pasa con las tasas?: Tres aspectos que explican los aumentos

Los aumentos de las tasas urbanas responden a tres situaciones fundamentales: el aumento del 28% dispuesto por el HCD, el cobro retroactivo de los aumentos para enero y febrero y una revaluación de las propiedades producto del cruce de datos con ARBA.
martes, 05 de julio de 2016 · 21:39

Los aumentos en las tasas urbanas en Necochea generaron un fuerte malestar entre los vecinos que se volvió comentario en la calle y se ha hecho más evidente aún en las redes sociales, donde desde el viernes se pueden observar quejas (ver nota relacionada).

Un conjunto de factores determinó que sólo por el mes de julio el aumento se perciba con mayor claridad. Desde la Subsecretaría de Ingresos Públicos, a cargo de Alberto Scioscia, explicaron en gacetilla de prensa municipal que "el incremento en la facturación de las tasas municipales de este mes se debe a que tanto el aumento del 28% como la creación de la tasa de Gestión Ambiental para este año se aprobaron tarde en el Concejo Deliberante, y que por tal motivo no se llegaron a cobrar en enero y febrero".

"Con este cobro atrasado a lo mejor llegamos este mes a un aumento del 36% por única vez, pero después el aumento será del 28% pactado”, resaltó Scioscia.
 
Sucede que en el Concejo Deliberante se acordó el aumento de tasas del 28% que fue dispuesto finalmente en la Ordenanza Fiscal Impositiva y comenzó a cobrarse desde marzo. Faltando enero y febrero, las cuotas de esos dos meses comenzó a facturarse recién en julio. Pero, ¿por qué comenzó a cobrarse en julio algo que estaba dispuesto desde marzo?
 
El Director General de Ingresos Públicos, Sebastián Pérez Ardanaz, explicó a Cuatro Vientos que "como la Ordenanza Fiscal Impositiva, que es la que norma y establece cuáles son las tasas que tiene que pagar el contribuyente, fue aprobada con posterioridad al inicio de este año, entonces en enero y en febrero se emitieron las tasas con las alícuotas del año pasado, entonces a partir de marzo se empezaron a emitir las tasas con las alícuotas de este año".
 
Sin embargo, enero y febrero no estaban siendo incluídos en la facturación. "Recién a partir de este mes, por una cuestión de sistema, que recién ahora se pudo pudo actualizar y realizar las inversiones que se tenían que hacer, se pudo actualizar y se calcularon los dos meses que no se habían calculado en su momento con las alícuotas nuevas", destacó Pérez Ardanaz.
 
El municipio ha realizado una serie de inversiones en un nuevo sistema de gestión de datos que está actualizando gradualmente algunas cuestiones que atañen al funcionamiento del estado (ver nota relacionada). La compra de nuevos servidores y la instalación del sistema permitirá mejorar la gestión aunque, producto de la actualización, hay consecuencias que afectan al cobro de las tasas. 

"Para que las cosas fueran prolijas, la Fiscal Impositiva tenía que estar aprobada antes de enero, pero como la ordenanza fue aprobada después del cierre del ejercicio del 2015, los primeros dos meses se emitieron con las tasas del año pasado", sostuvo el funcionario. "No se trata de un aumento más, sólo se está cobrando enero y febrero que no se pudo cobrar en su momento", remarcó.
 
Ravaluación de propiedades
 
Pérez Ardanaz sostuvo que el cobro de los proporcionales de enero y febrero fueron en realidad menores y que lo que realmente ha marcado la diferencia en las tasas fue una revaluación de las propiedades, algo que surgió como producto de la actualización del sistema de gestión de datos mencionado y un cruce de datos con la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA).

"A partir de Mayo venimos trabajando con ARBA y AFIP y lo que se hizo fue un cruce de todas las valuaciones fiscales de todos los bienes que están en Necochea. Entonces se encontró que hay muchísimos inmuebles que tenían valuaciones muy inferiores a las reales", dijo Pérez Ardanaz.
 
Es decir, las bases de datos de la municipalidad tenían valuaciones fiscales muy por debajo de las valuaciones de ARBA y AFIP. Al cruzarse los datos y comprobarse valuaciones más altas, sufrió un incremento el proporcional de tasas según las nuevas valuaciones. "La fiscal impositiva establece que las valuaciones fiscales deben estar acorde a los que valúa ARBA y la actualización no se hacía desde el 2012, aproximadamente", dijo. "ARBA actualiza todos los años, pero en la municipalidad no se habían actualizado los valores desde el 2012 tanto para inmuevbles como para rodados", agregó
 
"En Necochea hay casas que estaban valuadas a 40 mil pesos como valor fiscal cuando en realidad en ARBA y AFIP están valuadas en 180 mil, que si bien no son los valores de mercado, son los valores que se deberían haber tomado y en ningún año desde 2012 se habían actualizado", sostuvo el funcionario. "Algunos bienes tenían valores irrisorios", sostuvo.
 
En conclusión, el municipio actualizó las valuaciones y esto repercutió en las tasas urbanas para inmuebles pero tambien en las patentes de automotores.
 
Las patentes
 
El tercer aspecto de los aumentos tiene que ver con las patentes, que también han generado malestar en los necochenses. "Con las patentes pasó exactamente lo mismo (N del R: que con los inmuebles): nosotros por Ordenanza Fiscal Impositiva tenemos la obligación de aggiornarnos y actualizar los valores según provincia", dijo Pérez Ardanaz. Nuevamente la falta de actualización de datos sobre la valuación de las propiedades hizo que el cobro de las patentes estuviera atrasado.
 
"Se siente mucho en las camionetas", ejemplificó el director general de Ingresos Públicos, que agregó que "una camioneta 2003 tiene un valor de mercado de aproximadamente 200 mil pesos y para el municipio estaba valuada en 60 mil pesos, una vez más, eran valores irrisorios". La Municipalidad tiene que regirse por lo que dictamina el Registro de la Propiedad del Automotor Nacional.
 
La recaudación de las patentes de más de 10 años de antigûedad van a las arcas municipales. "Lo que hace ARBA es que el cobro sobre los autos con más de 10 años se lo concede al municipio y el municipio siempre tiene que respetar la ley provincial, algo que no se respetaba desde 2012", dijo.  
 
Saneando las cuentas
 
En definitiva los aumentos tienen que ver con un "emprolijamiento" de las cuentas municipales, algo que estaba pendiente desde hacía varios años. "Había un descalabro muy importante en el cobro de las tasas", dijo.
 
Pérez Ardanaz reconoció que el momento es complicado. "Hay una inflación galopante y los bienes de consumo que tiene que pagar la municipalidad aumentan día tras día y no es que podemos hacer como si nada", comentó. "No es que somos una empresa privada que puede aumentar los precios: la municipalidad tiene que establecer un aumento porcentual que se establece a principio de año y tiene que cobrar algo fijo durante todo el año", relató Pérez Ardanaz.
 
El funcionario aseguró que "el año que viene no va a pasar de que va a haber semejante aumento por una cuestión de que se van a hacer las cosas ordenadas y no se van a sentir las actualizaciones, pasa que antes era un 'viva la pepa'".
 
Los tres aspectos de las nuevas tasas (el retroactivo de enero y febrero, la revaluación de bienes y las patentes) se enmarcan en una coyuntura de aumentos generalizados y de un clima inflacionario que fue producto de las políticas económicas aplicadas por el gobierno nacional en los últimos años. 
2
2

Comentarios

Otras Noticias