SIN TRANSPORTE

Sigue el paro y la falta de respuestas en Río Paraná y El Rápido

El conflicto en Río Paraná y El Rápido sigue afectando a pasajeros necochenses y de toda la zona. Hasta el momento hay total hermetismo sobre la posible resolución de la cuestión y las ventanillas continúan cerradas y sin respuestas a los pasajeros.
jueves, 22 de marzo de 2018 · 13:07

En la terminal de Omnibus las ventanillas de las dos empresas permanecen cerradas y varios pasajeros se acercan para averiguar cuál es la situación. Los damnificados señalan que las empresas siguieron vendiendo pasajes aún a sabiendas del conflicto.

Desde la UTA reclaman el pago de sueldos atrasados y horas extras, aunque no es el único planteo. El secretario general de los choferes de colectivo, Sergio Medina, reclamó que una vez que se pongan al día todos los colectivos deberán ser sometidos a revisiones técnicas porque, denuncian, muchas unidades están en pésimo estado.

El Rápido brinda servicio a través de la ruta 226 y es la única empresa que llega a Balcarce, Tandil y Olavarría, entre otros destinos, lo cual significa un enorme dolor de cabeza para los usuarios que deben viajar a esos destinos.

Es que la situación de Río Paraná y El Rápido sigue en el mismo estado de vilo que los últimos días. Este miércoles el secretario general de la Unión de Tranviarios (UTA) a nivel nacional, Roberto Fernández, se reunió con el subsecretario de Transporte provincial Lisandro Perotti para trabajar en conjunto en pos de definir acciones a desarrollar con respecto al conflicto que viene acarreando la empresa local Río Paraná.

Al término del encuentro la intención hablaba de contactarse con el dueño, Mario Morel, y ponerlo en autos de lo resuelto en la reunión, sin embargo al cierre de esta edición el titular no habría tenido novedades.

Tras los rumores de venta de la empresa y la continuidad del paro por la falta de regularización de los salarios y la ausencia de confirmación de la entrada de nuevos micros, el hermetismo ha sido total.

Aparentemente, el apoyo que los trabajadores tenían para con su empleador comienza a resquebrajarse. Desde el primer día de desatado el conflicto con la presencia de UTA los obreros “se pusieron el cuchillo entre los dientes” para defender a la empresa y el empresario. Pero con el paso de los días y la incertidumbre creciente ya a esta altura solo piensan en seguir trabajando, sea con la patronal actual o con quien sea, y manteniendo las condiciones laborales que tuvieron hasta hoy.

Es que la versión más fuerte habla de una fusión con otra empresa de transporte foránea, quien entre otras condiciones habría puesto sobre la mesa la necesidad de despejar la conflictividad precisamente con el gremio, sobre quien trascendió que además de reclamar por los haberes de sus afiliados también tiene bajo la manga la deuda que la empresa tandilense tiene para con el propio sindicato.

Por lo pronto, se espera que esta tarde el dueño de Río Paraná, Mario Morel, reciba a los trabajadores para darles una respuesta que, al momento, no ha sido ofrecida ni a los trabajadores ni a los usuarios.

El conflicto no sólo afecta a pasajeros de Necochea, también en las localidades de Mar del Plata, Tandil, Tres Arroyos, Olavarría y otros distritos de la provincia miles de pasajeros se ven complicados por la falta de servicios.

0%
Satisfacción
11%
Esperanza
76%
Bronca
0%
Tristeza
5%
Incertidumbre
5%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias