Murió un interno de Batán por tuberculosis: Había sido detenido en Necochea por abuso sexual

miércoles, 12 de septiembre de 2018 · 21:03

Un hombre de 36 años que cumplía su pena en la cárcel de Batán falleció este martes como consecuencia de un grave cuadro de tuberculosis. El detenido había sido condenado a 18 años de prisión por abuso sexual con acceso carnal, robo calificado, abuso de arma y portación de arma cometidos en Necochea.

Se trata de Pablo Raúl Miranda Santillán, quien falleció en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) donde se mantenía internado.

La muerte de Miranda Santillán causó una fuerte conmoción dentro de la Unidad Penitenciaria de Batán ya que la dura enfermedad bacteriana infecciosa se incrementó entre los reclusos en los últimos meses. También causó preocupación en los funcionarios judiciales encargados del seguimiento de las condiciones de encierro.

Los síntomas de la enfermedad potencialmente grave en el detenido se habían iniciado a comienzos de año y recibió tratamiento hasta julio. En ese momento Miranda Santillán recibió el alta por parte de los profesionales de la salud aunque semanas después se agravó su cuadro y debió ser internado. La muerte fue informada al juez Juan Galarreta, a cargo del Juzgado de Ejecución N°2 y que tenía el control sobre el cumplimiento de la pena del recluso.

“Desde comienzo de año se dejaron de hacer los controles porque la máquina para hacer radiografías no funciona. Se notó la aparición de enfermedades respiratorias y lamentablemente ahora su confirma una muerte más”, dijo un vocero judicial al diario marplatense La Capital

Santillán había recibido el beneficio de ingresar al Programa Casas por Cárceles, sin embargo después de confirmarse su enfermedad fue trasladado al sector de Sanidad.

Según el matutino “la problemática tuvo un pico importante en los años 2014 y 2015 cuando se produjeron tres muertes, en algunos casos de personas cuya enfermedad no había sido advertida por el Area de Sanidad y otras que habían sido diagnosticadas tardíamente. También en 2015 hubo cuatro pacientes que contrajeron la enfermedad. La tasa de mortalidad de TBC en el país es de 1.8 cada 100 mil habitantes, lo que colocó el índice dentro de Batán en un guarismo elevadísimo. A partir de aquella situación la Justicia local interpuso habeas córpus y solicitó diferentes medidas para asegurar la alimentación, la higiene, colchones, evitar hacinamiento, superpoblación y roedores. También se ordenó entonces un relevamiento de baciloscopía para conocer con precisión la cantidad de infectados y desplegar un protocolo para controlar a los ingresantes para detectar la infección con una radiografía de tórax”.

45%
Satisfacción
7%
Esperanza
6%
Bronca
18%
Tristeza
6%
Incertidumbre
15%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias