La Okupa: Espacio cultural lleno de talleres y solidaridad en plena Villa Balnearia

jueves, 27 de septiembre de 2018 · 00:00

El espacio se abrió hace poco más de un mes, cuando un grupo de unas 20 personas autoconvocadas recuperaron un local comercial abandonado en la esquina de avenida 10 y avenida 79, con la intención de realizar una intervención ciudadana que diera nueva vida al lugar, que se encontraba arrumbado y sin uso.

Así nació La Okupa, un centro de encuentro donde se realizan actividades por la tarde de todos los días de la semana, ofreciendo capacitación en oficios, talleres de expresión de diferentes disciplinas artísticas y biblioteca, entre otros.

Todas las tardes están ocupadas con diferentes programas, casi siempre desde las 15 horas, cuando comienzan las actividades: los lunes taller de costura y canto; los martes hay malabares; los miércoles taller de reparación de bicicletas; los jueves nuevamente malabares y taller de dibujo en carbonilla y lápiz; y los viernes un taller de percusión (a cargo de la gente de Percuchea), y otro de danza afro.

Biblioteca incipiente

Para cerrar la semana, los viernes se presenta un ciclo de cine y cortometrajes que amplían la oferta cultural del espacio. Además, los fines de semana se realizan ferias autogestivas y encuentros musicales.

Los organizadores del lugar aseguran que el trato con los vecinos ha sido afable y se acepta su presencia en el local, por lo que la convivencia está garantizada.

El arte callejero no es delito

La Anarkocleta

Anarkocleta es el nombre que lleva uno de los proyectos que se desarrollan en la Okupa. Un grupo de interesados en la reparación de bicicletas aprende el oficio con la idea de restaurar viejos artefactos y ponerlos en circulación con una labor solidaria.

"Con lo caro que está el transporte y como va subiendo todo, la idea es tener muchas bicicletas acá y ofrecerlas a los que las necesiten por una suma simbólica que les permita usar la bicicleta durante todo el día", señaló a Cuatro Vientos José, que lleva adelante el taller.

Anarkocleta funcionando

El proyecto es simple: a medida que se reciben partes para restaurar, el taller hace el trabajo, acondiciona bicicletas y las pone a disposición de aquellos que las necesiten para su transporte personal. Al finalizar el día, esta especie de club de ciclistas recupera las bicicletas y las guarda para mantener el ciclo en funcionamiento al día siguiente.

Como parte del proyecto Anarkocleta se reciben donaciones de partes viejas de bicicleta que serán recuperadas con la finalidad de volver a ponerlas en la calle. Cualquier interesado en colaborar con partes, puede acercarlos en horarios de la tarde al local de La Okupa.

La iniciativa muestra un fuerte rasgo autogestivo y de solidaridad que puede representar un espacio de contención y organización en estos tiempos de crisis económica y grandes necesidades de un amplio sector de la sociedad.

50%
Satisfacción
7%
Esperanza
33%
Bronca
1%
Tristeza
0%
Incertidumbre
7%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias