Cambio de era: Medios militantes y trolls ya "construyen" el relato de Cambiemos en Necochea

lunes, 2 de diciembre de 2019 · 13:27

Si de algo ha servido el aparato que instaló en las redes sociales argentinas el macrismo fue para torcer parte de la opinión pública combinando la actividad de trolls y militantes virtuales con el relato mediático, jugando muchas veces con mensajes de odio o la creación de contenidos capciosos tendientes a generar opiniones negativas sobre ciertos sectores (o, al menos, alimentándolas).

Desafortunadamente para los macristas, esto se dió en el marco de un trabajo proselitista que sirvió en términos electorales aunque no apuntaló para nada la gestión en los últimos 4 años y decantó en una dura derrota en la primera elección de cargo ejecutivo que enfrentó en las provincias de todo el país y luego en la carrera por la reelección de Mauricio Macri. El relato reiterado en las redes sociales no tenía reflejo alguno en la realidad material, por lo que los mensajes de odio fueron derrotados por la crisis económica inducida por el gobierno en las urnas.

Si bien el uso de esas herramientas de comunicación política no fueron exclusivos ni de Macri ni de Juntos por el Cambio, ese modelo de propagación de desinformación en tandem con un juego de manipulación mediática sistemática, fue utilizado en mayor o menor medida por referentes en distintos distritos generando una nueva militancia activista que es visible solamente en las redes sociales y tiene poco o casi ningún correlato en la actividad diaria de presencia en las calles tanto en marchas o mitines como en las actividades sociales en comedores y escuelas o labores consideradas más altruístas y cercanas al progresismo.

Antes de las elecciones y tras la victoria de Arturo Rojas el pasado 27 de octubre, algunos medios de comunicación locales habían definido esa línea militante que los alejó de cualquier labor periodística para instalarse dentro del aparato de prensa que probablemente tendrá la nueva gestión en los próximos 4 años (si la pauta oficial resulta satisfactoria). Falsos casos de corrupción inventados o replicados por esos medios sirvieron de plafón para sostener un "se robaron todo" que no es más que un comentario sin trasfondo real o probado. La crisis económica que volvió impracticables las cuentas del municipio tuvieron real incidencia en la situación actual, aunque esa realidad fue abiertamente ignorada o solapada por la militancia mediática.

Con una mirada altamente parcializada, portales web como Política Necochea, del periodista Miguel Correa (señalado por robar el mismísimo libro de actas del Club Rivadavia, además de fotos y textos de cuanto artículo periodístico de interés encuentre para su blog); y Necochea Digital, de Alejandro Silva, que también sería acusado de "extorsionador" por la mitad de la clase política de la ciudad, se dedican a construir el relato que resulta funcional a los nuevos vientos que soplan en la Comuna en un acto de militancia que podría responder de la misma forma a una pauta oficial como a una convicción reaccionaria con inclinación a la derecha del arco político.

Ambos medios son reconocidos en la ciudad por sus operaciones políticas de corto alcance que han asistido más para instalar rumores falsos y chismes que información contrastada y útil para el público, sin embargo, siguen operando al amparo del poder económico aunque con resultados más distorsivos que eficaces. En otras palabras, su militancia ha servido para ensuciar a ciertos candidatos y promover noticias falsas en tono potencial que luego se convierten en comidilla de chimentos sin fundamentos reales.

Política Necochea, por ejemplo, anunció por enésima vez su cierre definitivo tras las elecciones, aunque una semana después (ya con cuatro banners publicitarios cercanos al sector agroexportador de la ciudad) decidió retomar la actividad, aparentemente conforme con el nuevo financiamiento. Para el caso de Necochea Digital, resta ver si su titular accede a un cargo en la gestión pública, algo que habría sido reclamado en el pasado al intendente López como forma de pago de una pauta que no se concretó nunca.

Dada esta situación, la propagación de rumores a través de la web tiene un sustrato de poca credibilidad que luego se replica en las redes a través de titulares que en algunos casos son pagados como publicidad sin ninguna clase de responsabilidad editorial, nutridos de potenciales y versiones sin fuente. 

Actualmente los mencionados cuentan con línea directa con la gestión entrante, recibiendo información de manera privilegiada por sobre el resto, en un armado que de a poco se iría constituyendo siempre de acuerdo a la solvencia económica que pueda mostrar el oficialismo a partir del 10 de diciembre.

Diferentes facciones, mismos métodos

La práctica de los medios mencionados no es una creación original de ellos ni una herramienta exclusiva. Ya en 2017 la Comuna financió medios afines que buscaron socavar prácticamente de cualquier manera a los opositores, sobre todo la imagen de quien ahora es el intendente a punto de asumir, Arturo Rojas, de quién los medios militantes de aquel momento escribieron sin piedad tratando de instalar falacias y versiones maliciosas.

El portal 2262, por ejemplo, fue el caso testigo por el cual el armado comunicacional del oficialismo vertió toda clase de desinformación sobre Rojas, que en aquel momento era candidato a concejal por Cambiemos. Con "trabajo fino", el portal de "fakes" insinuó que Rojas era testaferro del fallecido Gerónimo "Momo" Venegas sin presentar pruebas, generando una fuerte molestia en el círculo cercano del sindicalista. Versiones del estilo fueron volcadas sistemáticamente por el portal aunque sin mayor éxito.

De igual forma, considerando la comunicación como un arma arrojadiza de la arena política, portales digitales afines al oficialismo municipal también buscaron socavar la imagen del intendente electo durante la última campaña. Fue conocido el caso de la falsa noticia que insistía con que Rojas usaba la terminal de omnibus como centro de acopio de prebendas para comedores.

El uso de elementos de desinformación como esos puede haber sido el disparador para que luego la militancia (rentada o no) de Juntos por el Cambio, tuviera tanta inquina con el intendente saliente.

Trolls llamando a la desobediencia fiscal

En ese panorama, la actividad de usuarios anónimos o con identidades falsas promoviendo los contenidos maliciosos fueron de vital importancia para asentar el relato pre electoral y es muy probable que sigan en actividad durante los próximos años, tal y como sucedió con los "call center" de trolls que financió el gobierno macrista en sus únicos 4 años de gobierno.

Y como no puede ser de otra manera, ese modus operandi de Nación también baja a Necochea y a los medios militantes se suma una cantidad indeterminada de trolls y militantes virtuales que intentarían sostener el relato de Juntos por el Cambio en el distrito, normalizando la tergiversación de la información a través de las redes sociales.

Para el caso, la simulación de una campaña de vecinos cortando el pasto en los espacios públicos ha sido un primer paso exitoso de esa voluntad: se conocen por lo menos dos empresas que habrían mandado cuadrillas a realizar mantenimiento con financiación que parte de los mismos sectores que acompañaron la campaña dse Juntos por el Cambio. Si bien algunos vecinos se han organizado y realizaron tareas en plazas y plazoletas, el grueso del trabajo estaría en manos de esas compañías porque la tarea pendiente es realmente inmensa.

Además, ya comienzan a verse actitudes que rayan lo delictivo por parte de los trolls. Es el caso de twitter, donde algunos partidarios del macrismo con extensa trayectoria en la militancia virtual llaman directamente a la desobediencia fiscal.  

Con todas esas variables en juego, la práctica de la comunicación presenta un panorama complicado, en el que podrían abundar las "fakes news" y demás argucias que traerán más de un dolor de cabeza al próximo encargado de la prensa municipal, José Serra.

Comentarios

Otras Noticias