Esnaola: "Se mató la oferta del Casino en la medida que se habilitó el Bingo en el centro"

domingo, 16 de junio de 2019 · 01:19

El anuncio reciente del Bingo Golden Palace de Necochea sobre la ampliación de su oferta de juego generó reacciones negativas en las últimas horas en la ciudad, sobre todo por parte de los trabajadores del Casino, que están viendo cómo su fuente laboral (aún en manos -y en beneficio- del Estado) desaparece mientras su competencia de intereses privados crece y adquiere mayores atributos.

Al rechazo de los casineros, que tanto desde la AMS (Asociación Gremial de Administración, Maestranza y Servicios de Casino) como desde la Asociación de Empleados de Casinos Nacionales (AECN) elevaron sus quejas, se suma el "desglose" que hace del tema el ex concejal radical y fuerte opositor del bingo en la ciudad, Alberto Esnaola, que reconoce un cambio cultural en los años 90's que cambió la forma de mirar el juego y sentó las bases de la situación actual.

"Hay que hacer una aclaración central en este tema que es el cambio cultural que se dió a partir de los 90's, o más bien, a partir del triunfo del peronismo en la provincia de Buenos Aires y explotó con Duhalde, que es el cambio a lo que se llama la "lotería poceada", que en realidad no tiene azar", resumió Esnaola. "Esa es la diferencia, digamos, los casinos eran una oferta turística y por eso la provincia de Buenos Aires tenía dos: la banca era oficial y ahí (N del R: en los años 90's)  lo que se hizo fue en definitiva hacer un acuerdo con la empresa Bolt, que es la que se quedó con la totalidad". 

A partir de ese entonces Esnaola considera que el cambio cultural en Necochea ya sucedió y que el modelo de juego del Bingo terminó matando al del Casino. "Es claramente diferente lo que es la oferta de juego del paño, donde hay azar que tiene que ver con una actividad tradicional con banca del Estado y en zona turística, de lo que implican los bingos como oferta de juego en las ciudades como se instaló en la provincia de Buenos Aires", señaló.

El radical sostuvo que mientras el modelo de mesa de juego tradicional del Casino implica juego de azar real en una zona de explotación turística y en beneficio del Estado, en el caso de los bingos se encuentran "en centros comerciales de las ciudades, que apuntan a los sectores de menores recursos y de ingresos fijos, y que generan conductas claramente adictivas".

"Quizá para la gente esto no sea muy claro, pero es específicamente claro: en Necochea se mató la oferta del Casino en la medida que se habilitó el Bingo en el centro, esa es la realidad", indicó.

Esnaola distinguió la problemática del edificio en ruinas de la problemática de la sala de juego: "A la sala de juego se la dió por muerta en Necochea en realidad cuando se habilitó el Bingo, cuando, por ejemplo, dejó de llegar el servicio de transporte público al Casino". "La pérdida de la sala de juego, en términos políticos, es la pérdida de una oferta turística, pero no es algo que la gente la sienta como propia, que haga carne (situación diferente a la del edificio), porque la realidad es que se cambió el modo cultural del juego".

"La verdad es que cuando hablamos de perder la sala de juegos tendríamos que haber hablado hace 20 años atrás, porque al no haber planificado nada terminamos donde terminamos", destacó Esnaola.

"Por suerte parece que la sala de juegos se va a salvar. La sala de Juego nosotros la hemos defendido siempre, el edificio es otra cuestión", consideró el radical.

Comentarios

Otras Noticias