REPROCANN

Todavía falta: Allanaron un cultivo colectivo de usuarios medicinales de cannabis

miércoles, 1 de diciembre de 2021 · 21:15

La aplicación de la Ley de Cannabis Medicinal en Necochea aún está lejos de ser ejemplar y un operativo policial realizado esta tarde reflejó ciertas desinteligencias naturales producidas en el marco de las investigaciones llvadas adelante en el combate al narcotráfico.

Sucedió que esta tarde la División de Drogas Ilícitas de la policía realizó un allanamiento en un domicilio de calle 50 al 3400 en el que se incautó una cantidad importante de plantas y elementos de cultivo que se encontraban en la casa de un reconocido activista cannábico que administraba un cultivo colectivo enmarcado en el registro REPROCANN (Registro del Programa de Cannabis).

En el lugar del allanamiento se congregaron una treintena de activistas cannábicos locales, que registraron paso a paso el accionar de la policía y la fiscalía a sabiendas de que el allanamiento se estaba produciendo en un nodo de cultivo colectivo que llevaba adelante el dueño de casa. Según pudo saber Cuatro Vientos, el cultivo de las plantas brindaba provisión a un grupo de vecinos usuarios medicinales de cannabis.

Activistas de la Asociación Civil para el Estudio de la Cultura Cannábica de Necochea y Quequén (Cannabicultores Necochea) acompañaron al responsable del cultivo durante el allanamiento y dieron precisiones sobre el cultivo que se desarrollaba en la casa, siempre bajo la órbita de los permisos que otorga el Ministerio de Salud de la Nación para realizar cultivos autorizados de cannabis medicinal, una normativa que está en vigencia desde hace varios meses en todo el país.

Como el allanamiento dispuesto por el Juzgado de Garantías Nº 2 se realizó bajo la sospecha de que en el lugar se estaba desarrollando un cultivo para comercialización de estupefacientes, el violento ingreso de la policía impidió que el cultivador llegara a mostrar su permiso del REPROCANN en la aplicación de su teléfono celular: fue esposado en el piso sin oportunidad de dar mayores explicaciones.

El allanamiento se prolongó durante buena parte del día, exhibió las plantas y los elementos de cultivo en plena calle y finalizó con el secuestro de todos los elementos, con la destrucción de las plantas en la calle avasallando el derecho que otorga el registro en el programa del Ministerio. "Lo que allanaron es un cultivo colectivo de usuarios medicinales", explicaron los activistas presentes en el lugar a las autoridades.

En un comunicado emitido por Cannabicultores Necochea, la ONG brindó detalles sobre lo acontecido:

UN CULTIVADOR CON AUTORIZACION PARA CULTIVO TERAPÉUTICO FUE ALLANADO 

En el día de hoy a las 9 hs nuestro compañero Santiago fue allanado en su domicilio por la policía Bonaerense de drogas ilícitas. Santiago, como muchas personas, está registrado en el Reprocann como usuario medicinal y no es un narcotraficante.

Al momento del allanamiento la policía entró por la fuerza, rompiendo la puerta de entrada, sin darle tiempo a Santiago de presentar su autorización y fue inmediatamente esposado. La entrada forzada fue negada rotundamente por los oficiales al momento que llegamos al lugar, insistiéndonos que Santi no contaba con el Reprocann.

Está cuestión fue refutada inmediatamente por el abogado que presentó a los oficiales la autorización correspondiente. Se llevaron todo el equipo de cultivo, sustrato, leds, carpas, filtros, fertilizantes, compost, y todas sus plantas.

Una vez más un cultivador y usuario es víctima de la ley de drogas que sigue persiguiendo a personas que usan el cannabis como medicina y ayudan a muchas otras a mejorar su calidad de vida.

Los medios hacen hincapié en la cantidad de plantas secuestradas, que fueron cortadas en el momento del allanamiento. Queremos dejar en claro que para algunas personas puede parecer una gran cantidad de plantas las que tenía Santi en su casa, pero deben saber que muchas de ellas ni siquiera estaban en flora, otras eran de cbd y otras demasiado pequeñas para tener resina, sin contar las que se pierden en el camino del cultivo por diferentes motivos.

Hoy Santi va a pasar la noche en la comisaría y no es un delincuente. Quienes lo conocemos sabemos lo buena persona que es y lo injusto de esta situación.

Exigimos nuestro compañero sea liberado cuanto antes y seguimos luchando por los derechos de las personas a cultivar y usar cannabis sin que nos cueste nuestra libertad".

Sobre la cantidad de plantas

"Queremos dejar en claro que para algunas personas puede parecer una gran cantidad de plantas las que tenía Santi en su casa", señalaron desde la ONG dando cuenta de una situación con la intención de presentar la información al público.

Sucede que el cultivo realizado estaba destinado a proveer de cannabis a varios usuarios medicinales de la ciudad, una buena parte del cultivo (más de 100 plantas) con alta concentración de cannabinoides medicinales (CBD) que no son psicoactivos, es decir, "no pegan" y son exclusivamente para uso terapeutico.

Del total de las plantas, sólo 60 de ellas estaban en flora, esto es, casi listas para su cosecha. De esas 60 plantas, de entre 30 y 60 cm de altura, se extrae aproximadamente un kilo de flores, cuyo proceso final deja unos 100 gramos de extracto para hacer aceites. Con esa cantidad se puede proveer por un año a diez personas, aproximadamente.

El proceso es contínuo y el resto de las plantas estaba en período de crecimiento: más de la mitad eran esquejes recien plantados, por lo que su producción recién se cosecharía y procesaría en 6 meses. En virtud de ello es que los cultivadores se acercaron a la casa del activista a defender su cultivo colectivo.

Desafortunadamente la policía hizo caso omiso de las advertencias de los cultivadores y destruyó las plantas en el lugar, retirando además todos los elementos de cultivo, sustratos, tierra preparada y fertilizantes que estaban calculados para terminar la cosecha en abril del año que viene. 

Ahora, más allá de las repercusiones del operativo, la Justicia terminará determinando qué clase de marco legal aplica sobre el activista, que se encuentra registrado en el Ministerio de Salud y ajustado a derecho. El registro de usuarios de cannabis además espera en Necochea su implementación y esta semana la ONG fue notificada por la Secretaría de salud de la Municipalidad sobre la puesta en marcha del cocnejo consultivo para implementar un registro local que permitiría, entre otras cosas, que cultivos colectivos como el allanado puedan proveer de aceites de cannabis al hospital local.

Comentarios

Otras Noticias