El necochense que mató al sereno declaró que “no me dio para lastimarlo con un cuchillo y decidí prender fuego el lugar”

viernes, 8 de noviembre de 2019 · 18:40

Este martes comenzó a ser juzgado en el Tribunal Oral en lo Criminal 1 el joven necochense de 27 años que en marzo del año pasado asaltó, maniató y prendió fuego al encargado de un camping evangelista en Estación Chapadmalal. La víctima de 60 años dio el nombre del agresor y murió dos días después del ataque. Ahora, Federico Gastón Massán podría recibir una pena de prisión perpetua.

El fiscal Leandro Arévalo mantuvo su hipótesis de que el homicidio se dio para ocultar el robo cometido, que prevé una pena de prisión perpetua.

Ante los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Jorge Luis Rodríguez, la fiscalía ratificó la hipótesis inicial de que  Massán llegó al camping ubicado en las calles F y 1 de Estación Chapadmalal que cuidaba Luis Quentas. Según la línea de investigación el imputado ató al cuidador, robó una notebook, lo roció con combustible, lo prendió fuego y escapó a bordo de la motocicleta de la víctima.

Arévalo recordó que el hecho quedó al descubierto a partir de un llamado al 911 que denunció un incendio en el camping, por lo que personal de Bomberos se acercó al lugar y pudieron rescatar a Quentas. Durante el traslado la víctima identificó al agresor a quien conocía por practicar la misma religión y acercarse de manera esporádica al lugar.

El fiscal recordó que a partir de la declaración que la víctima pudo dar y de una serie de medidas que incluyeron escuchas telefónicas, se estableció que el imputado estaba ocultado en Necochea, su ciudad natal.  A partir de las averiguaciones que realizó personal de la comisaría octava y de la Dirección Departamental de Investigaciones se lo detuvo en cuando caminaba por la calle 66 al 2900, en pleno centro de esa localidad. En el operativo secuestraron el rodado sustraído durante el robo.

Más allá de la postura que asuma la defensora oficial Gabriela Peña en cuanto a la calificación de los hechos, el Ministerio Público Fiscal insistirá durante las cuatro jornadas de debate que el hecho imputado es constitutivo del delito de robo y homicidio criminis causa, que prevé una pena en expectativa de prisión perpetua.

El hecho ocurrió en marzo del año pasado cuando el imputado llegó al camping evangelista ubicado en las calles F y 1 en Estación Chapadmalal donde ató a Luis Quentas y lo prendió fuego antes de escapar en la motocicleta de la víctima.

Según el portal TSN, Massán declaró que “cuando se levantó y me vio en el estado que estaba, me dijo que me iba a ir al infierno y yo reaccioné mal”.

“Lo até y me quede ahí, con malos pensamientos en mi cabeza porque solo pensaba en matarlo. Entré en pánico porque lo conocía y el me pedía que no lo hiciera, pero como no me dio para lastimarlo con un cuchillo, prendí fuego el lugar”, relató el joven acusado.

La defensora oficial Peña pidió la absolución al sostener que Massán tuvo una incapacidad psíquica de actuar que justificó por el consumo confeso de estupefacientes y por algunos de los informes periciales anexados al expediente.

De manera subsidiaria sostuvo que si ese planteo es descartado, no se califique a los hechos como homicidio criminis causa, que se descarte la alevosía y que se le aplique el mínimo de la pena del homicidio simple, es decir, ocho años de prisión.

Al término de los alegatos, los magistrados pasaron a un cuarto intermedio hasta el viernes 15 de noviembre cuando en el séptimo piso de Tribunales den a conocer el veredicto y la sentencia.

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 dará a conocer el veredicto y la sentencia la próxima semana.

6%
Satisfacción
11%
Esperanza
67%
Bronca
5%
Tristeza
5%
Incertidumbre
2%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias