Se conocieron las identidades del conductor y de la víctima fatal del trágico choque en la avenida 42

jueves, 20 de junio de 2024 · 12:57

En las primeras horas de la mañana de hoy, un trágico accidente sacudió a la comunidad de Necochea. Germán Ariel Apella, de 37 años, perdió la vida tras ser embestido por un automóvil mientras caminaba por la avenida 42 en dirección de la calle 97 a la 95, alrededor de las 5 de la madrugada.

El vehículo involucrado, un Honda Civic de color gris, era conducido por Marcos Aprea, de 32 años quien, según indicaron fuentes judiciales, se encontraba en evidente estado de ebriedad.

En el lugar del siniestro se hicieron presentes efectivos de Defensa Civil, personal médico del Hospital Ferreyra, agentes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y del Tránsito de la Municipalidad de Necochea. Pese a los esfuerzos, Apella falleció en el acto debido a la magnitud del impacto, que le causó heridas letales que impidieron cualquier intento de asistencia médica.

La comunidad educativa del Colegio Alemán, donde Apella trabajaba como preceptor, se encuentra conmocionada y envuelta en una profunda tristeza tras conocer la noticia.

El fiscal a cargo de la causa, José Luis Cipolletti, brindó detalles sobre el avance de la investigación en comunicación con Diario Cuatro Vientos. Confirmó que el conductor del Honda Civic fue aprehendido y está a disposición de la Fiscalía a la espera de su declaración indagatoria. Cipolletti explicó que la primera notificación del accidente llegó a la policía alrededor de las 5 de la mañana, momento en que se constató que el conductor presentaba claros signos de intoxicación alcohólica.

La falta de alcoholímetros en Necochea complicó la situación. Ni la Dirección de Tránsito de la Comuna ni la policía local contaban con el equipo necesario para realizar un test de alcoholemia en el momento del accidente. Esta deficiencia obligó al fiscal a solicitar una pipeta prestada al municipio de Lobería, lo que retrasó significativamente el procedimiento.

Mientras se gestionaba la obtención de la pipeta, se procedió a la extracción de una muestra de sangre del conductor para su análisis. Sin embargo, estos análisis no se realizan en Necochea y los resultados pueden tardar varios días. Finalmente, dos horas y media después del accidente, se consiguió realizar el test de alcoholemia, revelando un nivel de 1,54 gramos por litro de alcohol en sangre, muy por encima del límite legal permitido.

Este trágico accidente, calificado como “homicidio culposo”, generó una ola de indignación en la comunidad local.

Otras Noticias