PSICOLOGÍA SOCIAL

Nuevas claves para combatir el "bullying"

Científicos de Wisconsin se dedicaron a medir qué tanto el estatus social y las experiencias en la escuela secundaria afectan la manera en que nuestra vida se desdobla en la adultez. Así se puede incluso medir los verdaderos alcances del 'bullying' en la sociedad.
jueves, 21 de noviembre de 2013 · 19:51
NECOCHEA (Cuatro Vientos) - Recientemente un joven necochense abrió una cuenta en Twitter y hasta amenazó con suicidarse a causa del maltrato (bullying) que sufría por parte de sus compañeros de escuela. El caso apenas si ganó algo de resonancia en la web y luego se extinguió en el anonimato de la víctima.

Sin embargo, el tema flota en el ambiente: la opresión por parte de sus propios pares que sufren en silencio algunos jóvenes en la ciudad podría estar incluso asociada a la alta tasa de suicidios del distrito, independientemente de si esa opresión está siendo experimentada en el presente o si fue experimentada en el pasado reciente.

De hecho, un nuevo estudio científico en USA revela algunas claves acerca del comportamiento humano en la escuela secundaria que luego se reiteran en la vida adulta.

"Todos nos hemos preguntado si la escuela secundaria determina la persona en que nos convertimos cuando somos mayores, y ahora tenemos datos empíricos que prueban esa noción”, apunta Pamela Herd, profesora asociada de sociología en la Universidad de Wisconsin-Madison.

Por más de cincuenta años, un estudio ha seguido de cerca a más de 10 mil miembros de la clase de 1957, desde que se graduaron hasta que establecieron sus carreras, criaron familias y comenzaron sus vidas como abuelos retirados. Encontraron que muchos de sus logros adultos pueden ser rastreados, al menos en parte, desde sus experiencias en la secundaria.

El hecho de que los estudiantes hayan sido "populares”, "nerds”, "geeks” o "atletas” tiene mucho que ver con cómo se desenvuelven en el mundo adulto. Según el estudio, los populares, que casi siempre son buenos en algún deporte, gozan de mejor salud y ganan más dinero; los incomprendidos o corridos tienen más probabilidad de caer en una depresión y estar desempleados; los que bebían y fumaban marihuana en el recreo es casi seguro que sigan haciéndolo, a veces en exceso.

Sin embargo hacen hincapié en que la "popularidad” adolescente no es enteramente positiva. Pertenecer al grupo "cool” está asociado con niveles más altos de embriaguez, uso de drogas, actividad sexual irresponsable y delincuencia durante la adolescencia. Y esta conexión entre el estatus social y el comportamiento riesgoso podría ser duradero, apuntan. 

"Además, las personas populares no son muy queridas por el resto de la gente”, continúan. "Los estudiantes percibidos como populares son admirados y envidiados por sus iguales, pero también son tomados como arrogantes y engreídos. Son los que comienzan chismes, se burlan de los otros, fomentan el "bullying” con los menos populares. Así, aunque quizá ganen más dinero, no son personas gratas para el mundo que los rodea", sostiene el estudio.

El estudio también alude al bien sabido dicho que reza que la dedicación es más importante que el talento. Los alumnos que estudiaban mucho, a diferencia de los que eran muy inteligentes, terminan con mejores trabajos y mejores logros personales que los demás, debido a que muchas veces la inteligencia viene acompañada de pereza y demasiada confianza en los resultados. Así, la inteligencia y la popularidad no te llevan muy lejos en la vida, al menos que hagas buen uso de ellos y los combines con algún valor importante y creativo.

Comentarios

Otras Noticias