POR EL PASO DE UN TIFÓN

Fukushima volvió a tirar agua radiactiva al Pacífico

Unas 1130 toneladas de agua radiactiva fueron liberadas por la operadora TEPCO en Fukushima por el paso de un tifón. Estas 1130 se suman a otras 300 que ya han vertido al océano Pacífico.
martes, 24 de septiembre de 2013 · 14:59
NECOCHEA (Cuatro Vientos) - La tormenta "Man-yi" dejó tras de sí al menos tres muertos y cinco desaparecidos en Japón. Pero eso no fue todo. Lo más preocupante sin dudas tuvo que ver con un nuevo y gigantesco derrame de agua radiactiva que la operadora de Fukushima liberó al mar. 

Se trata de 1.130 toneladas de agua con bajos índices de radiactividad que fueron vertidos por el temor de que las fuertes lluvias provocadas por el paso del tifón Man-yi agravaran la acumulación de líquido en la planta. 

Según TEPCO, el agua vertida, que cuenta con sustancias como el estroncio, alberga índices radiactivos inferiores al límite permitido, en concreto con un máximo de 24 becquereles por litro, por debajo de los 30 permitidos. Eso si se le cree a la operadora, que ya ha mentido en numerosas ocasiones con respecto a lo que sucede en la planta. 

Los técnicos de Fukushima decidieron verter el agua contaminada ante el temor de que el paso del tifón incrementara considerablemente su volumen y agravara la acumulación de agua contaminada en la planta. Una decisión polémica que suena más a oportunismo que a evaluación centrada: vaciar los tanques de agua contaminada porque la tormenta podía generar una fuga de esa misma agua por rebalse...

El tifón, que pasó ayer por el archipiélago, generó lluvias torrenciales sin precedentes y vientos de más de 160 kilómetros por hora, según la agencia meteorológica nipona, provocando hasta el momento 3 muertos, cinco desaparecidos, 500.000 residentes evacuados y unos 140 heridos. 

El agua vertida por TEPCO ante la llegada del tifón se encontraba acumulada entre las cisternas y unas barreras construidas precisamente para evitar la salida de posibles filtraciones al exterior. 

En total, TEPCO cuenta con cerca de 1.000 tanques de almacenamiento en la central, en los que acumula el agua que usa para enfriar los reactores. 

Actualmente el principal problema para los cerca de 3.500 empleados que a diario trabajan en Fukushima es la acumulación de líquido en los sótanos de la planta debido a la filtración de los acuíferos bajo la planta. 

Se cree que debido a esa acumulación unas 300 toneladas diarias van a parar al océano Pacífico. 

Por su parte, el Gobierno anunció hoy que el próximo jueves el primer ministro, Shinzo Abe, visitará la central para valorar los progresos en la planta y analizar las medidas para reducir los vertidos al mar. 

Se tratará de la primera visita de Abe desde diciembre, cuando acudió a la maltrecha central nuclear tras ganar las elecciones generales y asumir el poder.
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias