METAL

Monotemadres: Despotricando contra madres primerizas

Como si fuera la Tana Ferro en 'Un novio para mi mujer', uno de nuestros colaboradores estrella, Gabriel Fioriti, se despacha sin pelos en la lengua sobre las madres primerizas y su monotonía... nuestras más sinceras disculpas por adelantado.
sábado, 28 de septiembre de 2013 · 23:06
NECOCHEA (Especial para Cuatro Vientos) - Cada vez que hablo con una madre primeriza termino con ganas de asesinar a alguien. Sé que mis palabras son duras, lo sé, pero es inevitable sentirse así. Es que ellas siempre sienten la necesidad impostergables de aburrirme con insoportables historias acerca de sus hijos. 

No creo poder aguantar otra charla con una madre primeriza a partir de hoy. 

Lo siento, es así. 

Siempre que les pregunto cómo están, su humor se basa en el bienestar o malestar de su vástago. Pero no creo ser el único que sufre esto. Creo que lo sufrimos todos, pero sólo unos pocos nos animamos a escribir sobre esto 

¿Por qué no se toca éste tema? Porque nadie tiene los huevos suficientes para decirle a una madre primeriza "Callate, idiota. No seas monotemática”. La culpa es nuestra, por ponerlas en un pedestal. Como diosas del Olimpo, como diosas que poseen un saber superior al de cualquier mortal, y no es así. Culpa de esto también creen que pueden opinar de cualquier tema, de cualquier índole. 

Si se habla de la NASA, ellas opinan que "en la NASA mandan transbordadores al espacio porque no hay madres. Si hubiese madres, harían leches espaciales”, o si una mujer opina de algo que tenga que ver con su femineidad, ellas responden "vos porque no sos madre, cuando lo seas te vas a dar cuenta de muchas cosas” 

¿Acaso la vida es una carrera en la que una mujer se recibe después de parir? Vaya uno a saber. Sus vidas, a partir de la maternidad, se convierten en un sinfín de anécdotas infantiles. Habría que explicarles que a ningún mortal le importa si sus niños se tiran pedos, cagan color esperanza o mean como la fuente del Capitolio. 

Antes de esos nenes tuvieron una vida. Salieron, se divirtieron, estudiaron. A partir del hijo son monstruos capaces de aburrir hasta al ser más payasesco de la historia. No se puede ser así, claro que no. 

En caso de ser madre, rompa el molde y hable de otras cosas. De cine, de teatro, de música y hasta de fútbol; pero no aburra hablando de su hijo, porque los que no somos padres, ni las mujeres que no son madres, lo toman como una falta de respeto, y ustedes siempre, pero siempre, terminan quedando como unas boludas aburridas.
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias