Carta abierta al "Gordito simpático": Duro cruce entre los radicales y el concejal Zubillaga

sábado, 19 de junio de 2021 · 12:17

En una durísima carta abierta, el presidente del Comité Radical Emiliano Abásolo de Necochea, Alberto Esnaola, señaló al concejal Bartolomé Zubillaga (Nueva Necochea) por toda una serie de cuestiones en un nuevo episodio que sigue dando forma a la contienda electoral que se aproxima.

Lo que sucedió puntualmente es que a raíz de las sospechas sobre el plan de vacunación en la ciudad, algo por lo que la gestión Rojas no ofreció ninguna clase de respuesta formal (solo respondió con declaraciones mediáticas), el oficialismo primero trató de encapsular el escándalo dentro del ámbito político cuestionando a concejales opositores (puntualmente la concejal radical Felicitas Cabretón) y luego terminó teniendo que responder por la vacunación de sus propios concejales.

La Comuna financió un feroz ataque mediático sobre la concejal radical, quien ofreció las explicaciones del caso inmediatamente después de dar la autorización para que se conocieran sus datos. Con notas pagas en medios nacionales, la Comuna trató de centrar la atención sobre la opositora y a la vez eludió dar explicaciones sobre la vacunación de todos sus funcionarios, algo que configuró tal falta de transparencia que desató la indignación radical, que no dudó en devolver el golpe.

Al profundizarse el entuerto, nuevas revelaciones sobre el proceso de vacunación terminaron por salpicar al oficialismo, que a cada movimiento intentaba sin éxito dar por cerrado el tema. Tal fue así que al revisarse los datos de los concejales se advirtieron irregularidades en el turno del concejal de Nueva Necochea, Bartolomé Zubillaga, que se inscribió en su turno sin tener certificado médico que avalara su declaración para vacunarse, un cuestionamiento similar al que se hacía sobre la concejal Cabretón, que se inscribió para vacunarse por una afección pulmonar crónica mas luego desistió de la dosis cuando entendió que su afección no correspondía a lo que había declarado.

Varias semanas después de desatado el escándalo, finalmente Zubillaga adjuntó al expediente que daba cuenta de los datos de cada concejal y funcionario del Concejo, un certificado médico que acreditaba la "obesidad" que declaró tener para sacar el turno de la vacuna. El certificado presentaba una fecha posterior a la fecha en la que sacó el turno para una vacuna que, de cualquier modo, luego no se aplicó.

El concejal además sostuvo que no recibió la dosis de la vacuna para el CoVID19 dado que decidió aplicarse una dosis de la vacuna antigripal a pocos días de estallar el escándalo de las vacunaciones VIP en todo el país y su médico le indicó que debía dejar pasar un mes entre una aplicación y la otra. Cuando finalmente tuvo su turno, el concejal que había declarado una dolencia que no podía certificar, no se presentó a vacunarse.

Como todo el asunto se veía turbio y la Comuna no hizo demasiado para despejar las dudas (algunas de ellas apuntadas directamente al círculo íntimo del jefe comunal), el enfrentamiento quedó encarnado en fuertes acusaciones del presidente del radicalismo local sobre Zubillaga

En un texto publicado en sus redes sociales, Esnaola señaló abiertamente a Zubillaga por una deuda judicializada que una empresa de Zubillaga mantendría con el municipio, cuestionando la ética del legislador de Nueva Necochea para votar, entre otras cosas, las moratorias que terminaron beneficiando a muchos deudores.

Frente a las acusaciones, Zubillaga tomó el camino que ha elegido el oficialismo sin pausa desde que comenzó su gestión y amenazó al radical con dos cartas documento. Nota aparte: además de un aparato de prensa paralelo, la gestión Rojas también maneja un aparato legal con el que ha buscado intimidar a opositores, como en el caso de las vacunaciones VIP, en una práctica que hasta el momento, lejos de resolver conflictos, los ha profundizado.  

En respuesta a las cartas documento, Esnaola volvió a publicar un texto en el que reiteró los cuestionamientos sobre Zubillaga, al que tildó de "gordito simpático" haciendo uso de la ironía que suele caracterizar al referente radical:

CARTA ABIERTA A BARTOLOMÉ “Un gordito simpático”

Este “gordito simpático” en apariencia por la foto (obeso según él), por segundo viernes consecutivo me hace ir al correo con este frío impropio a esperar otra misiva que, por cierto bastante aburrido su texto y además repetido, consultando algo que es publico. Lo extraño es su insistencia. En mi caso y por una cuestión de mero trámite aún espero me conteste:

1.- Si ya normalizó el juicio que le inició la Municipalidad por deudas a todos la población cuyo capital a diciembre de 2016 era de 530.019,56 pesos. Equivalía a 34 mil dólares en diciembte de 2016 y hoy a 3.500 dólares.-

2.- Si suscribió moratoria cuáles son las condiciones de la misma y si es la que con su voto liberó del 100% de los intereses. Lo que a todas luces sería algo como mínimo “poco honorable” utilizar su cargo de Concejal para beneficiarse en su carácter de demandado por el Estado Municipal.

3.- Si es cierto que el shopping Aldrey se encuentra libre de COVID, ya que usted no va al Concejo Deliberante para preservarse de la posibilidad de contagio, aunque se lo ve pasear muy orondamente por ese distinguido destino comercial de la vecina ciudad de Mar del Plata.

4.- En sus declaraciones dice que no nos conoce a quien es el Secretario General de la UCR y a mi. En mi caso podria ser así, aunque en el caso del Secretario General del Comité hablaría muy mal de usted, ya que el Secretario trabaja en el Honorable Concejo Deliberante. Ahora si se tiene en cuante lo poco que va usted a trabajar al Concejo Deliberante es posible que si pueda ser que desconozca a los empleados.

5.- Debo decirle que en mi caso como ciudadano, que sigo los avatares de la política local, que yo si desconozco su laboral legislativa después de un año y medio, más allá de un aumento de Tasas de más del 500% y las Moratorias que promovió y defendió, lo que habla si, de su pereza intelectual como legislador local.

6.- Como epílogo y dando por concluido el intercambio epistolar luego de leer sus Cartas Documentos, concluyó que no hace más que ratificar que usted pertenece a ese grupo que seguramente sufría del bulling durante su infancia y adolescencia en donde debía llevar la pelota e ir al arco para poder jugar al fútbol.

Una pena que sintiéndose un exitoso hombre de negocios no haya podido superar dicha etapa. No soy quien para darle consejo, ni creo usted lo recibiría de un desconocido como yo, pero le aseguro que hay profesionales de mucha valía en nuestra ciudad que podrían ayudarlo.

Lo saludo atentamente Beto Esnaola “Un desconocido”

Comentarios

Otras Noticias